Imagen ornamentalBueno, este es un truco sencillo pero muy efectivo. En realidad son 3 trucos en uno ya que no son excluyentes y se puede usar una combinación de 3 cosas diferentes para lograr el objetivo. Lo más importante es que es algo muy cómodo y además con muchas posibilidades adicionales, según el caso... Vamos allá.

1. Modo lectura integrado de Chrome

En primer lugar, mucha gente no lo sabe porque lo ocultan mucho porque no les interesa, pero el navegador Google Chrome incluye de serie un lector de artículos integrado que básicamente lo que hace es generar versiones legibles de las páginas que visitas. Esto es muy útil porque, con un solo clic, puedes tener un artículo perfectamente legible en el que ha desparecido todo lo superfluo: publicidad, comentarios, avisos de cookies y toda esa porquería.

Para activarlo tienes que abrir una nueva pestaña y en la barra de dirección escribir: chrome://flags. Una vez dentro busca la palabra reader y activa el ajuste que se llama Enable Reader Mode:

El flag indicado, ya activado

Ahora tienes que reiniciar el navegador por completo (cerrar todas las ventanas y pestañas).

Al volver a arrancarlo ya te funcionará. A partir de ahora, cuando visites una página y se detecte que se puede convertir al modo de lectura, tendrás un nuevo icono a la derecha de la barra de direcciones para entrar en dicho modo:

El icono en cuestión, a la derecha de la barra, antes del icono de marcar como favorito

Sí, funciona en modo incógnito también.

Al pulsarlo, automáticamente detecta el contenido principal de la página y genera una versión legible del mismo. Funciona mejor en páginas de artículos que de portadas, tenlo en cuenta.

Por ejemplo, en este vídeo vemos un artículo del El País, que tiene muchísima publicidad por todas partes, cosas por el medio y más sugerencias grandes en la parte inferior, aparte de otros elementos que sobran por todos los lados. Al pulsar el botón verás cómo se convierte en un artículo perfectamente legible que tiene tan solo los contenidos interesantes, incluyendo imágenes y/o vídeos propios del artículo si es que los hubiese:

Como ves, se trata de algo espectacular.

Para mi gusto, por defecto, tiene una letra demasiado pequeña y es demasiado estrecho, pero por suerte, se puede personalizar con facilidad dándole a la letra "A" que tiene arriba a la derecha, así:

La personalización es limitada, pero suficiente para la mayor parte de los casos.

2. Subiendo de nivel: extensión Reader View

Lo anterior la verdad es que está genial y vale para la mayoría de los casos. Además, lo bueno es que no es necesario instalar nada. Ahora bien, hay páginas que no las "pilla" bien y no le hace la vista previa apropiadamente, y además las opciones de personalización son muy limitadas.

Por eso, la segunda opción que uso es la excelente extensión Reader View.

Nota: aunque es una extensión para Chrome, te funcionará en cualquier navegador basado en Chromium como Edge, Brave, Opera o Vivaldi, si bien puede que tenga una versión específica para esos navegadores. También la hay para Firefox aquí.

Esta extensión es como lo que acabamos de ver nativo de Chrome, pero mucho más potente y con mayor calidad para captar la estructura de los artículos. No suele fallar casi nunca.

En este vídeo corto te comento sus capacidades que, como verás, son muy interesantes: poder cambiar con mucho más control el aspecto, imprimir, enviar por email, guardar a disco, ver a pantalla completa, editar el contenido, que te lo lea en voz alta, desactivar las imágenes, o ponerle notas. Como verás, mucho mejor que lo que trae Chrome:

Puedes personalizar su vista como prefieras usando las instrucciones que tiene en su página. Suele sacar versiones con cierta frecuencia para ir mejorando. Llevo mucho tiempo usándola sin problema. Es altamente recomendable.

Nota: es gratuita pero, si la usas a menudo, te recomendaría que le donases algo a su creador para ayudar con el desarrollo futuro, porque está muy bien.

Dos consejos con Reader View antes de pasar al siguiente:

1.- Por si no te fías (yo nunca lo hago) y porque realmente es la mejor opción, debes activar la extensión para que sólo pueda actuar sobre las páginas cuando tú la pulses, y no siempre. Por suerte, esta extensión soporta esta capacidad. Así que pulsa con el botón derecho sobre su icono y en el menú que aparece elige la opción de que sólo pueda cambiar o acceder a los datos del sitio cuando pulses sobre ella, como muestra esta captura:

La captura muestra las opciones del menú secundario

2.- Permítele el acceso en las pestañas privadas y, opcionalmente, a archivos locales por si quieres aplicarlo a páginas HTML que tengas en disco. Para ello pulsa en Gestionar extensiones en el mismo menú secundario de antes y, en la página que aparece, marca estas dos opciones:

Opciones para permitir en incógnito y para permitir acceso a archivos locales

Así podrás usarla incluso cuando accedas en pestañas privadas, cosa muy útil a veces y que me lleva a la tercera parte de este post...

3. Deberías abrir muchas más cosas en pestañas privadas: te lo pongo fácil

Con lo explicado en los dos apartados anteriores deberías ser capaz de ver la mayor parte de las páginas incluso aunque tengan los avisos de cookies que te ocultan el contenido. Si son páginas que visitas a menudo, lo normal es que aceptes las cookies mínimas para poder entrar y listo. Pero yo, cuando me sale la típica página cuando busco algo a la que sé que probablemente no vaya a visitar nunca más, prefiero abrirla en modo incógnito (pestaña privada), aceptar todas las cookies ahí y leerlo sin problemas, porque al cerrar la pestaña es como si nunca hubieras estado: una cosa menos que ocupa espacio en tu disco.

Es cierto que si pulsas con el botón derecho en un enlace de tu navegador, una de las opciones que te da es la de abrirlo en una pestaña privada:

Las opciones en el botón derecho para un enlace

Pero, ami por lo menos, me gusta más abrirlos primero de la manera convencional para echarle un primer vistazo. Si veo que me interesa ver el contenido completo y que el diálogo de cookies es muy intrusivo o muy tedioso de gestionar (los hay infernales y muy lentos), entonces prefiero abrirlo en una pestaña privada.

Una extensión para Chrome muy cómo para esto es Incognito This Tab. Lo que hace es muy simple y directo: cuando la pulsas te abre lo que tengas en la pestaña actual en una nueva pestaña privada, en modo incógnito:

El botón de la extensión

Sencillo pero muy útil. No hace falta copiar la dirección, abrir una pestaña privada nueva (CTRL+MAYs+N, por cierto), pegarla y darle a ENTER. Con esto es hacer un clic y listo.

Si la combinas con el uso de las anteriores, puedes leer casi cualquier contenido, de manera más cómoda, sin publicidad, sin comentarios, sin aceptar (o sí) las cookies, y sin ningún elemento superfluo que te distraiga de lo importante: el contenido.

Bonus: Cómo tener modo lectura en el móvil (Android)

El primer truco para Chrome también funciona en el móvil, aunque el ajuste tiene un nombre diferente.

Abre Chrome (u otro navegador basado en Chromium como Brave, pero no Edge) y escribe: chrome://flags. En la pantalla que aparece escribe la palabra reader, para localizar el ajuste Reader Mode Triggering:

La opción mencionada con todas sus opciones desplegadas

Existen varios valores posibles para este ajuste, pero en mi opinión el más adecuado es All Articles, que mostrará la opción del lector cuando detecte que el contenido es un artículo. Pero experimenta con los otros para ver cuál te va mejor.

Una ves activado, al visitar un artículo con Chrome para Android te aparecerá en la parte inferior de la página un minipanel como este:

Opción de mostrar versión simplificada de la página

Si lo pulsas, obtendrás una versión de la página sencilla, con tan solo el contenido, sin elementos ajenos.

¡Espero que te resulte útil!

💪🏻 ¿Este post te ha ayudado?, ¿has aprendido algo nuevo?
Pues NO te pido que me invites a un café... Te pido algo más fácil y mucho mejor