Hace poco me compré un nuevo Media Center para el salón de casa. Ya se sabe que los geeks no podemos estar sin PC ni siquiera cuando nos idiotizamos delante de la televisión.

Con este Media Center me he cargado de un plumazo el aparato de TDT, el vídeo y el reproductor de DVD, además de tener siempre a mano Internet y muchas otras cosas propias de un ordenador, directamente en la tele grande del salón.

El caso es que el primer día que introduje un DVD original para reproducirlo me llevé la desagradable sorpresa de que me decía que el disco no estaba creado para reproducirse en mi región, y que por lo tanto no tenía autorización para verlo. "¡Y para eso me lo compré original!", exclamé indignado :-(

Como es sabido, cuando se lanzaron al mercado los DVD para acabar con la mucho más cara industria del vídeo VHS, los creadores de contenidos (Hollywood fundamentalmente) en un intento de maximizar sus ingresos decidieron marcar cada disco con un indentificador de la región del mundo en la que era posible reproducirlos. Así, sólo los reproductores comprados en dicha región serían capaces de mostrar los contenidos a sus legítimos dueños, impidiendo (en teoría, claro) que la copia de contenidos se moviera fácilmente de un lado al otro del mundo. Este atentado a la propiedad (al fin y al cabo tú has pagado por la película independientemente de donde la hayas comprado), dividió al mundo en 7 zonas.

Los primeros reproductores para ordenador solían servir para cualquier parte del mundo. Sin embargo todos los modernos vienen atados a una región concreta, si bien ésta se puede establecer en el firmware desde el sistema operativo.

El motivo de que no mi DVD no se reprodujera era que el fabricante de mi equipo de ocio no le había establecido ninguna región al sistema, y por lo tanto no le permitía la reproducción de ninguno de los DVD originales que tenía, a excepción de uno de ellos que era compatible con todas las regiones del mundo.

Así que no me quedó más remedio que asignar la región de mi DVD antes de poder utilizarlo. Me llama poderosamente la atención que esto tenga que hacerlo el usuario final ya que no es algo obvio ni sabido por todo el mundo y este tipo de aparatos de ocio de salón están pensados para familias y usuarios con pocos conocimientos, por lo que me imagino que tendrás muchas devoluciones en las tiendas por un motivo tan tonto como no establecer automáticamente la región, algo soportado por Windows con un simple ajuste en el registro por parte del fabricante en fábrica.

Para cambiar la región debes ir a Panel de Control· Adminstrador de dispositivos y buscar tu DVD en la lista de hardware (normalmente el último del árbol). Al abrir sus propiedades hay una pestaña llamada Región de DVD. En ella puedes encontrar la lista de países por lo que basta con seleccionar el correcto para que se establezca la región y puedas empezar a disfrutar de tus DVDs legalmente comprados (que hay que fastidiarse):

Aquí hay que tener una cosa en cuenta: sólo se permite hacer el cambio de región un máximo de 5 veces. Una vez hecho el quinto cambio será imposible volver a cambiarlo a menos que flasheemos el firmware de nuestra unidad, algo que no es tan sencillo pues los fabricantes no suelen dar acceso a éste . Así que no es tan fácil como vernise aquí para cambiar las veces que queramos la región y poder ver cualquier DVD que hayamos comprado en cualquier parte del mundo. El cambio se almacena en el firmware, que tiene un contador de cambios, por lo que no se puede saltar uno la protección a través de Windows (si alguien sabe cómo hacerlo que lo comente aquí).

Para poder reproducir libremenete DVDs en Internet se oye hablar mucho de una utilidad llamada DVD Region Free, que aseguran que funciona muy bien. Yo no la he probado. Si alguien la ha probado puede dejarns un comentario aquí también.

💪🏻 ¿Este post te ha ayudado?, ¿has aprendido algo nuevo?
Pues NO te pido que me invites a un café... Te pido algo más fácil y mucho mejor