JASoft.org

El blog de José Manuel Alarcón Aguín. Programación web y mucho más...

MENÚ - JASoft: JM Alarcón

Una reflexión para jefes, responsables, directores... y también para profesionales TIC

Una situación muy común en las empresas cuando les hablas de formación se produce cuando los responsables de RRHH/Equipos/Proyectos te dicen que no forman a su gente porque si lo hacen luego éstos se les marchan a la competencia. Pasa constantemente.

Es cierto que la formación mejora la empleabilidad de la gente. De eso no hay duda. Pero el que se vayan o se queden depende fundamentalmente de que la empresa ponga los medios y -sobre todo- las condiciones para "fidelizar" al empleado, y que por lo tanto éste desee permanecer en ella, porque está motivado, tiene posibilidades de mejorar y sobre todo se sienta realizado en el plano laboral.

Si un trabajador se marcha tras la formación es que ya deseaba irse antes de la formación. Es decir, no existe una relación de causalidad entre formar a una persona y que se quiera marchar de la empresa, como es obvio. Es más, el hecho de que la empresa no les brinde la oportunidad de formarse es una razón más para querer abandonarla, pues no se apuesta por esa persona. Claro que la persona también tiene que ser de una determinada forma, y es este tipo de trabajador al que se debiera apoyar.

En la actual sociedad competitiva y globalizada, donde las barreras de entrada a muchos negocios y actividades se han reducido o, directamente, han desaparecido, las empresas deben saber responder con celeridad a los cambios. Es más, deben en realidad tratar de adelantarse a los cambios y tendencias. En el ámbito tecnológico en el que nos movemos la audiencia de mi blog y yo, la única constante es el cambio.

La verdadera formación continua no sólo se trata del aprendizaje de una determinada disciplina técnica o competencia, sino que implica también "vivir en el mundo", comprender lo que te rodea, estar al tanto de los cambios y tendencias importantes que influyen o influirán a tu trabajo. Sólo de este modo podrán los trabajadores ayudar a su empresa a mejorar, a anticiparse, a ser diferente.

Obviamente esto implica no sólo que la empresa brinde la oportunidad de hacerlo, sino también trabajadores que tengan interés por ello. Estas personas son algo más que trabajadores, son profesionales.

Lo que expongo se aplica a cualquier trabajo que implique la realización de tareas que no sean mecánicas. En el caso de trabajadores de "cuello blanco" -los que se han dado en llamar "trabajadores del conocimiento"- son la práctica totalidad de los puestos.

En el caso concreto de los técnicos TIC esto último es especialmente cierto. El que se haya metido a programador, administrador de sistemas, etc.. pensando en que no se va a formar hasta el fin de sus días está muy equivocado. Sorprende entrevistar a recien titulados en informática que creen que por haber estudiado esta carrera ya saben todo lo que necesitan. También existe otra categoría de informáticos, muy común, cuya única formación es buscar en Internet la solución concreta al problema concreto que tienen en cada momento, pero sin ir más allá. ¿Cuántos programadores conoces que dicen que al terminar su jornada laboral no quieren tocar un ordenador?.

No son precisamente estos últimos aquellos que las empresas deben cuidar y apostar por su formación.

Pienso que las empresas, más que preocuparse porque si forman a los trabajadores éstos se les van a marchar, deberían preocuparse porque si no los forman, a lo mejor, se les quedan. Y esto sí que será un problema a largo plazo ;-)

En fin, esta es mi reflexión personal para una tarde domingo lluviosa, sin nada mejor que hacer, y espero que se me haya entendido :-)

José Manuel Alarcón
Banner

Comentarios (8) -

Concuerto con lo que dices, pero tambien toca tomar en cuenta un problema que he podido percibir en los egresados españoles, y es el hecho de que muchos consideran que es la empresa quien necesariamente tiene que darles la formacion para poder trabajar, osea, poca voluntad de aprender e investigar por su cuenta a fin de superar retos. No digo que la empresa no deba dar cursos, estos son muy necesarios, pero mucho mas el haber desarrollado en la universidad las habilidades para aprender mejor y mas rapido.

Mucho me acuerdo que cuando me exigian algun trabajo nos decian que habia que hacerlo en tal o cual tecnologia, la cual no nos enseñaban, uno tenia que buscarse la vida y hacer el programa, claro que esto partia de una buena formacion en algoritmos y en lenguajes como Pascal y C/C++ pues mis profesres partian de la teoria de que si uno aprendia estos lenguajes (ahora podria ser el C#) uno podria aprender facilmente cualquier otro lenguaje que nos exigieran en el futuro.... asi fue.

Ergo mas, que buscar enseñar tecnologias, toca buscar buenos aprendedores y enseñar habilidades y metodologias.

Responder

Totalmente de acuerdo contigo Ernesto, tal y como apunto en el artículo. Está claro que no sólo la empresa debe dar facilidades para formarse, sino que además los trabajadores deben querer hacerlo y deben también tener capacidad de "buscarse la vida" y complementar por ahí. Ya lo pongo en el post, y es que hay mucha gente que fuera de lo que es estrictamente el trabjao no toca nada de nada, y eso es un grave problema. Es por estos por los que la empresa NO debe apostar, y sí debe hacerlo con la gente que tiene interés y busca mejorar y formarse por su cuenta también.

Saludos

JM

Responder

No puedo estar más de acuerdo con todo lo que habéis comentado.

De hecho, creo las empresas deberían invertir no solo en formación, también deberían tener un sistema o personal dedicado para detectar a los empleados que merezca la pena que no se marchen nunca. Aunque suene ridícula la comparación, tal y como ocurre en el fútbol. ¿Porque dejar ir a la competencia un buen fichaje?. Es en estos empleados en los que hay que invertir la formación y la posible promoción profesional.

Es impreciso generalizar pero lo tónica suele ser que los empresarios (sobre todo externas o consultorías de servicios)solo miren perfiles y a cada perfil rangos salariales y si se marcha este, contrato otro perfil igual con otro rango salarian igual (o menos si pueden). No quieren saber nada de invertir dinero en ningún recurso. Son como "garbancitos contadores".

Yo podría hacer un programa que hiciera esto mismo pero nunca podría hacer un programa que hiciera lo que hacen otro tipo de empresarios (Ej: Luis Bassat).

Responder

Si pagas con cacahuetes te quedas con los monos.

Responder

Manuel Guadarrama

Yo, como empleado, le agradezco a mi jefe que me page libros, si, libros que se puedan
quedar en la oficina para quien lo quiera leer, ya que los libros técnicos,(1) no son baratos,
y como muchos (2)están en ingles, (3)tampoco están en las bibliotecas públicas.
Eso también sirve para que sea el empleado el que se mueva.

Un saludo

Responder

Jose M. Muñoz

Yo soy uno de esos "por los que las empresas no deben apostar ni cuidar". Lo soy, según tu sesuda diserción, porque cuando salgo del trabajo procuro hacer otras cosas que no sean trastear ordenadores, a pesar de que me encanta mi trabajo y disfruto haciéndolo. Pero resulta que tengo amigos, familia, aficiones, etc. y no veo la necesidad de estar más horas trabajando de las que considero necesarias. Estoy contento con mi vida y creo que soy un buen trabajador, pero también entiendo que haya empresarios que prefieran apostar por empleados que prefieren vivir conectados a Matrix permanentemente.

Algún día, muchos monos de los que aceptan los cacahuetes extasiados, se darán cuenta de que la vida son 4 días.

Responder

Hola José M.:

Estoy de acuerdo contigo con que la vida son 4 días, pero eso no quita que haya tiempo para todo. Todos tenemos familia, amigos, aficiones... Tiene que haber un término medio para lo que se hace, y en lo profesional también: no estar obsesionado ni pasar olímpicamente. Los buenos profesionales, generalmente, también tienen como afición la temática de su trabajo y disfrutan aprendiendo y desarrollándose en eso. Es decir, es una de sus aficiones. Ello no quiere decir que estén obsesionados y no hagan otra cosa. Quiere decir que, aparte de lo estrictamente necesario a lo que les obliga su trabajo diario, también le dedican tiempo fuera por la sencilla razón de que les gusta. Además, en el día a día de tu trabajo no tienes tiempo de aprender, sólo de sacar cosas adelante. El poder aprender y reciclarse normalmente implica dedicarle tiempo fuera de las 8 horas laborales. Y eso, o lo haces con pasión y afición, o es imposible.

Un saludo,

JM (El mono de vida corta) ;-)

Responder

Agregar comentario