Una de las cosas más molestas de Windows 11 para algunos (por ejemplo, para mi) es que Microsoft ha tratado de tener bajo mayor control a sus usuarios, del mismo modo que hacen los móviles, donde sí o sí debes tener una cuenta de Google o de Apple para poder trabajar con ellos. Para ello fuerza a que la cuenta con la que accedas a Windows 11 sea una cuenta de Microsoft en la nube (o sea, una cuenta de Hotmail/Outlook o similar). Esto es así incluso en las ediciones Profesional o Empresarial del sistema, en donde debes loguearte con una cuenta de Office 365 o de Azure Active Directory. Sin embargo, esto es muy molesto si lo único que quieres es tener un usuario aislado para trabajar, sin tener que estar controlado todo el rato por Microsoft. Como Microsoft no quiere que crees usuarios locales, está todo bastante oculto y es muy poco intuitivo, pero en este artículo paso a paso te contaré cómo hacerlo igualmente. [Más]