IMPORTANTE: Para aclarar esto de una vez por todas: lo que se explica en este vídeo solo permite hacer cambios locales a la página que estemos editando, es decir, en nuestro navegador, pero JAMÁS se puede modificar una página y que quede grabada en el servidor con esta técnica. Solo fastidiaría ¿no crees? Entonces cualquiera podría cambiar la página de cualquiera. Es tan evidente, que ni se me ocurrió comentarlo en el post/video original. Así que, por favor, no me preguntéis más cómo puedes cambiar la página y que se queden los cambios. Gracias. Si lo que quieres es guardar las modificaciones en local para quedártelas, simplemente copia el HTML resultante copiando el contenido de la etiqueta <html>, raíz de tu página.

RetoquesEste es un truco muy útil, muy sencillo pero a la vez muy poco conocido. De hecho le resultará de gran utilidad no sólo a técnicos como a diseñadores, sino también a responsables de marketing o, en general, cualquiera para el que un navegador sea su herramienta principal de trabajo.

Se trata de poder editar libremente cualquier página de Internet. Aunque no sea nuestra.

Esto tan sencillo tiene una enorme utilidad para muchas cosas:

  • Poder revisar una página (o una zona de una página) y retocarla en tiempo real para mostrar cómo nos gustaría que quedara, o resaltar ciertas cosas importantes.
  • Partir de una plantilla y rellenarla para crear una página completa basada en el mismo HTML y CSS. Luego solo tienes que copiar el código fuente resultante desde las herramientas F12.
  • Crear bocetos de una aplicación rápidamente partiendo de algo ya hecho.
  • ....
  • Hasta tomarle el pelo a algún amigo que se haya dejado el navegador abierto ;-)

Os lo dejo en un vídeo corto:

¡Espero que te resulte útil!

¿Este post te ha ayudado?, ¿has aprendido algo nuevo? Entonces, me niego a creer que no puedas donar ni 1€ a los que necesitan algo tan básico como comer. Por cada euro que pongas tú, yo pondré otro.
¡No pases de ellos! También es tu responsabilidad.
Vamos a ayudarlos juntos